Crear empresas en Uruguay

En Uruguay existe una gran variedad de tipos de Sociedades Comerciales, coloquialmente llamadas Empresas. Los tipos societarios varían dependiendo del grado de responsabilidad que recae sobre los socios que las componen, o del funcionamiento de la misma. Existen por ejemplo Sociedades de Responsabilidad Limitada, en las cuales los socios que forman parte de ella ven su responsabilidad limitada a la participación que poseen, es decir, no tienen comprometido su patrimonio personal.

empresasEn cambio, las Sociedades Anónimas, son Sociedades por lo general más grandes en todos los aspectos, y en las cuales los socios tienen una responsabilidad ilimitada, es decir que su patrimonio personal se ve comprometido por el accionamiento y la vida de la sociedad. Asimismo, existen otros tipos de sociedades, como las sociedades en comandita, las sociedades irregulares y las sociedades de hecho. Todas las sociedades comerciales se encuentran reguladas en el Uruguay por la Ley 16.060, la cual dispone cómo se rigen las mismas, como se constituyen las mismas, como se disuelven, etc.

Otra posibilidad es la de constituir empresas unipersonales o mono tributo (click aqui). De cualquier forma, resulta necesario el asesoramiento por parte de una consultora o estudio que entienda del tema, a efectos de saber cuál tipo de empresa se ajusta a los intereses que uno tiene a la hora de constituir la empresa, y a los efectos de ser informado acerca de las características de cada tipo social. Estas empresas consultoras o estudios, con altos conocimientos en estos temas, se hacen cargo también de todo el trámite que supone la constitución de la empresa. Esto incluye los trámites ante los organismos estatales como por ejemplo la Dirección General Impositiva (DGI), el Banco de Previsión Social (BPS) y ante cualquier otro organismo estatal o municipal en el cual resulte necesario realizar un trámite a efectos de la constitución.

Sin duda alguna, todos estos trámites para la constitución implican un gasto para quien los lleva a cabo: el pago de honorarios de los profesionales, la inscripción en el registro, timbres profesionales, entre otros. Sin embargo, resultan de absoluta necesidad ya que sin ellos, la sociedad que se constituye no sería jurídicamente regular, con todas las consecuencias que ello conllevaría.

Por otro lado, resulta importante tener presente que para constituir una empresa en Uruguay, se requiere, en la mayoría de los casos, la actuación de un Escribano Público. Este profesional se encargará de confeccionar y autorizar una Escritura Pública de constitución de la sociedad, de acuerdo a las normas jurídicas vigentes. Asimismo, se encargará de inscribir dicho documento en el Registro de Personas Jurídicas y de asesorar en lo pertinente y necesario a los socios.

Las empresas en Uruguay tienen un plazo establecido al momento de la constitución, que estará supeditado a la voluntad de sus socios, que serán asesorados en este aspecto por los profesionales que actúen en la constitución. Asimismo, tienen lo que se llama un objeto social, cuya fijación depende de del fin que tenga la misma. Algunas de ellas tienen lo que se llama “objeto ómnibus”, que incluye diversas actividades, de modo de tener un margen amplio en el cual moverse. Por último, es importante puntualizar que al momento de la constitución se determina y se plasma en el documento notarial, cuales son las cuotas que a cada socio corresponden, lo cual generalmente es proporcional al aporte monetario que cada uno haya realizado a la sociedad.

Escribe un comentario