Cómo un traductor debe empezar su andadura

¿De qué manera un traductor diplomado debe empezar? Es una pregunta que prosigue vigente en muchos de los eventos de traductores profesionales, sobre todo si incluye a personas que se hallan en distintas etapas de su periplo profesional. El problema es que no existe una respuesta simple a esta pregunta.

Resulta un tanto raro que el trabajo del traductor suele estar con frecuencia unido con la idea de trabajar en soledad  durante muchas horas. Sin embargo, resulta casi imposible sobrevivir sin la ayuda de tus compañeros de profesión. Acabas los estudios universitarios y piensas que todo cuanto tenías que aprender lo has hecho entre 4 paredes, cuando en cambio es lo contrario: justo comienzas a aprender cuando estás en contacto con el mundo verdadero, y eso engloba a otros seres humanos.

traductor profesional

En el momento en que te arrimas a un ámbito más profesional, tienes la oportunidad de codearte con otros traductores. En ese instante, me percaté que dejaba de percibir solo quejas y que, en su lugar, relataban su experiencia. Como es natural, son experiencias que no están ausentes de contrariedades (¡ni mucho menos!), mas son historias que descubren algo más. No solamente se trata de conocer las contrariedades, sino también de ofrecer consejos y soluciones a partir de la propia experiencia. Al fin y a la postre, hay cosas que no se estudian (o bien no se enseñan) en la licenciatura.

Si algo he percibido, es que la actitud negativa es peligrosa y se expande fácilmente. Absolutamente nadie (o casi nadie) se dignaba a charlar y brindar posibilidades u otras opciones reales. Como desenlace final, muchos traductores recién licenciados acaban refugiándose en la rutina, continuando los estudios de una forma o bien otra. Los menos, osan a saltar de manera directa al mercado laboral.

En todo caso, es fundamental sostener los pies en la tierra. Es absurdo negar que los principios son realmente duros y demandan un enorme sacrificio. Aún de esta forma, en el instante en el que estás en contacto con otros mortales que también lo están ansiando y que, finalmente, lo logran, cambia tu pensamiento.  Es lo que debes procurar hacer: preguntar, escuchar y tener presente sus consejos (asimismo procurar brindar los propios en lo posible). La buena noticia es que es cierto. Darás tus primeros pasos y, al mismo tiempo, sigues aprendiendo.

En definitiva, hablemos de cosas prácticas: ¿qué consejos brindaría a los que deseáis introduciros al mercado laboral?

agencia de traduccion

– Consagra un tiempo a meditar en tu empleabilidad y en tu impulso profesional. Examina los ámbitos que te resultan de interés e investígalos a fondo. Contacta con miembros de dicho campo y pide consejo. Hay muchísimo que aprender más allá de las clases o bien de los libros.

– Sube tu visibilidad en Internet. Atención, no hablo solo de tener un blog de traducciones o bien estar todo el  día en Google. Quiero referirme a disponer un perfil profesional en LinkedIn, ProZ y páginas similares. Esto incluye tener al día tu CV y tus cartas de presentación.

– En el caso de que trabajéis como traductor independiente, tened presente la diferente tipología de clientes: directos o empresas de traducción.

– No subestiméis la organización. Por una parte, es vital estar subscrito a webs de traductores, pero es sencillo que ”perdáis” en alguna ocasión la cabeza si estáis en todos sitios a la vez. Construid filtros o bien diferentes carpetas para los distintos correos electrónicos que os lleguen. Es algo que podéis hacer en menos de cinco minutos. Por poner un ejemplo: filtros para listas de correo electrónico; para ofertas de ProZ; para mensajes de grupos de LinkedIn. De esta manera, podréis otorgar prioridad a los mails que verdaderamente importan.

– Por otra parte, si estáis buscando clientes directos o agencias de traducción, utiliza un registro de  todo. Si bien pueda parecer lo contrario, Excel es vuestro amigo. Por ejemplo, en estos momentos sostengo un registro de agencias de traducción a las que he contactado, incluyendo  fecha, e-mail, precios, etc..

Recordad que es un proceso lento y lleno de contratiempos que, seguramente, ni os hayáis planteado al empezar. También probablemente, a lo largo del recorrido, os veáis obligados a variar o incluso reconsiderarnos el rumbo. Errar no es fallar y, con frecuencia, aprendemos considerablemente más de los errores que de un camino exento de dificultades.

Una respuesta para “Cómo un traductor debe empezar su andadura”

Escribe un comentario