Consejos para viajar barato por el mundo

Cuando alguien le ha encontrado el gusto a viajar por el mundo se da cuenta que las limitantes que impiden hacerlo como por ejemplo el no tener tiempo, no tener dinero, o simplemente no animarse, son cuestiones que cada uno las puede manejar si se lo propone ya que las tres son falsas. En primer lugar existe una premisa que dice que vivir en movimiento puede ser mucho más económico que vivir de manera fija, él puede es porque por supuesto depende de cómo cada uno interprete la forma de viajar o de vivir en un lugar fijo.

viajesporelmundo

Obviamente que si el concepto de una persona de viajar es experimentar el máximo confort y disponer de todos los servicios que necesite, seguramente gastará más en un viaje de dos semanas que lo que otra persona puede gastar viviendo un año entero en su ciudad. Para el viajero viajar no equivale a irse de vacaciones, a hospedarse en lugares lujosos, a gastarse un dineral en comidas, sino que más bien es el hecho de conocer todos los lugares que el mundo tiene para mostrar, pero no desde el punto de vista de un turista sino más bien desde adentro mismo.

Para eso, si se hacen las cosas bien no es necesario contar con mucho dinero. Lo que sí es imprescindible es tener condiciones de adaptabilidad y flexibilidad de acuerdo a las situaciones que se presenten, empatía y buen relacionamiento con la gente en general, liviandad, apertura a experimentar, predisposición y por sobre todas las cosas, ganas de hacerlo, esa es la clave, si uno realmente tiene ganas y se lo propone, dar la vuelta al mundo es más fácil de lo que parece.

El dinero solamente es imprescindible para poder acelerar ciertos trámites y cubrir las necesidades básicas, aunque también es posible cubrirlas si nos apartamos un poco del circuito turístico. En primer lugar, para poder viajar con poco dinero, se debe hacer un cambio en la cabeza si es que uno todavía no maneja el concepto de que en la vida no todo se hace por dinero, existen otros parámetros correctos en la cultura de las personas que pueden llegar a sorprender lo que se está dispuesto a brindar u ofrecer sin recibir a cambio ningún tipo de retribución monetaria.

En cuanto a la comida se deben tratar de evitar los restoranes turísticos ya que son siempre son más caros y en general no son tan buenos como los locales. Para poder saber dónde comer bien hay que preguntarle a la gente local. Por ejemplo en Asia la mejor comida y la más barata está en los puestos callejeros. Algo a tener en cuenta es que si en algún lugar por más que no tenga demasiado atractivo visual, hay mucha gente esperando o haciendo cola para comer allí es porque la comida debe ser muy buena.

Sigue el twiiter de Paola Fiege y conoce algunos destinos baratos del mundo

Escribe un comentario